El papel de la hija en una unión matrimonial

El papel de la hija en una unión matrimonial

Una hija es básicamente una hija de alguien en comparación con su madre. La contraparte femenina de este título es una hija que está relacionada biológicamente con la madre. Del mismo modo, el título se usa en muchos lugares para identificar las relaciones entre elementos físicos o grupos. Por ejemplo, en Nigeria, la palabra hija se usa para denotar a todas las mujeres nacidas de un padre en particular, mientras que la nuera se refiere a las esposas de un padre en particular.

 

Históricamente, las hijas no tenían derechos legales ni posición en la sociedad y eran consideradas como propiedad exclusiva del padre. A menudo se las mantenía alejadas de sus madres debido a las responsabilidades de ella para con su marido. Sin embargo, esta situación cambió con la llegada del Islam. Con su énfasis en la familia y el honor de la madre, se hizo posible que las hijas participaran en la vida pública.

 

Tradicionalmente, el papel de la hija era el de esposa y madre de su marido, por lo que se la responsabilizaba de la educación y la crianza de sus hijos. Sin embargo, en los últimos tiempos, esta noción tradicional no se sigue estrictamente. Hoy en día una hija puede casarse, tener un hijo y luego reclamar sus derechos como madre. Aunque en muchas culturas la posición de una nuera es bastante similar a la de una madre pero con derechos más limitados.

 

Si se va a nombrar a una nuera como miembro de la familia, debe ser nombrada por el padre, ya que es su deber velar por que la familia esté bien cuidada. Además, no puede excluir a su hija de ningún matrimonio, aunque no sea su descendencia. Esto se debe a que se considera que las hijas son las herederas de la herencia de sus padres. Por lo tanto, el padre debe nombrar una nuera antes de casarse con otra esposa.

 

A veces, la hija se casa con alguien a quien no ama o con quien no se siente compatible. En tales casos, el Padre puede divorciarse a su hija y casarse con otra relación. Esto hace que los niños se sientan seguros ya que su relación de sangre está intacta. Por otro lado, la hija puede haber estado siguiendo un mal ejemplo al casarse con un hombre al que no ama. En este caso, el padre puede hacerse cargo del matrimonio de sus hijas y hacer lo que sea necesario para evitar que la niña siga el mismo camino.

 

A veces, la hija se niega a aceptar la propuesta de matrimonio del padre. En tales casos, el padre tiene que dimitir y dejar que la hija supere esta difícil etapa. Se entiende que el matrimonio es entre el padre y su hija, y la hija no tiene derecho a exigir cambios a lo que ya existe. Por lo tanto, el padre debe dejar a su hija en paz y permitirle disfrutar de los beneficios del matrimonio sin exigir que la cambie.

Add Comment